Archive for junio 2016

Un incierto futuro: ¿evolución, reseteo o muerte?

Por : Jorge A. Garrido

   Vivimos una época un tanto peculiar en la literatura, donde el debate sobre la actual calidad de esta continúa al rojo vivo. Y no es para menos:

   En primer lugar, nos encontramos con la autoedición, que multiplica cada día el número de ejemplares ofertados, aunque llegan al lector sin filtro alguno.

   Por otro lado, las editoriales convencionales parecen estancadas al arriesgar más bien poco con nuevos autores o propuestas fuera de las líneas seguras de venta. De hecho, para un gran riesgo para Planeta como ha sido "Besos entre líneas", el resultado frente a la crítica de calle ha sido tan horrible que las otras Grandes Firmas ya deben haber tomado buena nota, y no se espera algo parecido, al menos, en un buen tiempo (tema también el de este libro para otro curioso y más que interesante post).

   Además, da la impresión de que cada vez haya menos lectores...

   Así las cosas, ¿qué futuro, a corto y medio plazo, nos espera? ¿Acaso terminará explotando todo esto? ¿Quizá evolucionen estos fenómenos manteniendo, en esencia, lo que hoy vemos? ¿O tal vez seamos espectadores de un reseteo, una vuelta atrás hacia lo que parecían mejores tiempos para el lector exigente?

   A mi parecer, creo que este boom de escritores, con fácil acceso a herramientas de edición y plataformas a las que subir sus textos (grupo de autores entre los que me encuentro, a todo esto), terminará en algún momento relativamente cercano. No hay cabida para tanta oferta, al menos no para la demanda existente, y la frustración de un escritor al verse nadando en tal inmenso océano sin apenas peces en él (que le compren sus obras, ya que ni siquiera le ven entre tantísimo libro a la venta), hará que muchos de estos se aburran y lo dejen. Llegarán otros, desde luego, pero cada vez habrá menos, muchos menos. Por cierto, de estos viven las plataformas de autoedición y muchas de las editoriales de coedición, así que también sería su final.

   ¿Y las editoriales convencionales? Estas aún mantienen una posición estable en el mercado, aunque sea a base de los mismos escritores de siempre (cuyos nombres tienen mayor valor que la más agresiva y efectiva de las promociones), además de las periódicas reediciones de los clásicos y la venta de esos tomos sobre las vidas de consabidos personajillos que tan buen rendimiento económico suelen dar. Por tanto, estas seguirán ahí, con o sin riesgos, experimentando o no, pues su parte del pastel parece intocable.

   En conclusión, siempre bajo mi punto de vista, lo que hoy vivimos quizá tienda a desinflarse y volvamos a lo visto hace unas pocas décadas, con unas escasísimas variaciones. ¿Y vosotros? ¿Qué opinión tenéis al respecto?





Jorge A. Garrido

¿Nos hemos vuelto malos lectores?

Por : Jorge A. Garrido

   Llevo bastante tiempo pensando en esto, y no a raíz de las reseñas que he visto sobre mis novelas. En realidad, esta reflexión no sería atribuible solo a los lectores, sino al consumidor de ocio en general, pero como lo que más me toca son los libros...

   El mundo ha cambiado mucho en pocas décadas, y con él las personas que lo habitan, así como las costumbres y preferencias de estas. Nadie debe ser ajeno a estas alturas de las políticas de consumo rápido con las que se nos bombardea a diario, en busca de que queramos más y cuanto antes. Pero, ¿más qué? Porque "antes" podíamos querer más, mucho más, de un mismo producto, cuando "ahora" lo que queremos son más productos. Espero no haberos perdido en este punto.

   Un ejemplo de esto, y comprobando que me afecta a mí mismo, versa sobre una de mis pasiones; los videojuegos. Recuerdo que cuando era más joven me embarcaba en alguno de rol o aventuras y no quería que se acabara nunca. Es decir, quería saber más sobre los personajes, recorrer nuevas ciudades y mazmorras, descubrir sus cientos de secretos... y si eso me llevaba meses, no me importaba en absoluto, pretendía exprimirlo al máximo. Por contra, desde hace unos años atrás, me sorprendo deseando que las tramas sean más directas. Es decir, me resultan bastante más pesados los pasajes que no afectan a la historia principal y paso casi por completo de las misiones secundarias. Y al finalizar la obra en cuestión, paso a otra, con las mismas pretensiones.

   He cambiado, desde luego, a la par que otras muchas personas en este mundo acelerado en el que vivimos, donde te paras a leer una publicación de pocas líneas y te saltas otra formada por multitud de párrafos, casi de forma automática y sin detenerte a pensar en ello o en por qué te comportas así. En definitiva, sí; queremos poco de cada cosa y cada vez más cosas. ¿Por falta de tiempo? No lo creo. ¿Quizá era mejor lo de antes? Tampoco pienso que ese sea el motivo. La cuestión es que, con respuesta o sin ella, sucede.

   Ya centrado en los libros, veo que ocurre tres cuartas de lo mismo. Lees las reflexiones de un personaje, o vivencias suyas, que deberían ayudarte a comprender mejor su forma de ser y actuar y parace que eso sobra. Conversaciones con las que se completa cierta información que enriquece el mundo en el que se desarrolla la trama; hilos paralelos para conocer en profundidad a personajes secundarios importantes; párrafos que hablen de las políticas o la sociedad bajo la que viven los protagonistas, de sus costumbres, normas, etc, etc, etc. No, parece que nada de eso importa, que el autor ha de ir al meollo, que se centre en contar lo justo para llegar al final cuanto antes y, así, pasar a otro libro.

   Supongo que algunos me diréis que no es así, que sois curiosos y queréis saber más y más de cada aspecto que veis en una obra, pero os invito a pensarlo bien antes de contestar. Miraos vosotros mismos, al de hoy y al de antes, y, entonces, dadme o quitadme la razón. Por mi parte, seguiré pensando lo mismo, y como autor no voy a cambiar. Creo que una historia y sus personajes necesitan de información adicional para ser entendidos de la forma en la que su creador los concibió en su cabeza, y no hablo de paja, de relleno, sino de todo aquello sin lo que su obra no se diferenciaría de otra, pues todas serían planas y tan directas que se resumirían en "fulanito fue de este punto a este otro, hizo esto con Menganito y... fin".

   ¿Tenéis algo que decir al respecto?





Jorge A. Garrido

- Copyright © De la pluma a la web - Date A Live - Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -